como abrillatar y limpar suelo de marmol

Cómo limpiar y abrillantar suelo de mármol

El suelo de mármol se ensucia muy fácilmente, ya que el mármol es una piedra porosa que tiene pequeñas ranuras por las que entran insectos, polvo, suciedad o líquidos.

Debido a una limpieza incorrecta y al paso del tiempo, el suelo de mármol pierde su brillo. Para que su suelo de mármol se mantenga resplandeciente le recomendamos que siga nuestros consejos.

En Martin Clean estamos especializados en abrillantar suelos de mármol. Para conseguir un mayor brillo del suelo utilizamos máquinas rotativas.

Con ellas y el uso de un líquido cristalizador podemos cerrar los poros del suelo. El líquido cristalizador crea una capa cristalizada en el suelo y le devuelve el brillo.

Para prolongar el brillo de su suelo de mármol le recomendamos que para su limpieza no utilice frecuentemente detergentes ni productos químicos, ya que con cada limpieza el suelo irá perdiendo brillo. Lo mejor es fregar el suelo con agua y secarlo con un paño.

Si quiere conseguir el mejor resultado, deberá comprobar antes de abrillantar el suelo que la superficie esté bien nivelada y que no tenga grietas.

En caso de que la superficie tenga estos desperfectos deberá pulirla. El mármol debe pulirse cada tres meses.

En Martin Clean utilizamos máquinas rotativas adaptables, a las cuales se les puede cambiar los discos según las necesidades de cada suelo.

Para eliminar imperfecciones les ponemos lanas de acero y para abrillantar el mármol les ponemos lanas de fibra.

Los pasos para abrillantar su suelo de mármol de forma correcta:

Para abrillantar el mármol hay que seguir los siguientes pasos:

Detectar la procedencia de la suciedad:

Con el paso del tiempo el suelo de mármol se puede ir deteriorando. El mármol puede deteriorarse a causa de los zapatos de tacón, las manchas de mascotas, los líquidos, etc.

Para no abrillantar el suelo en vano, previamente deberá detectar el foco que lo está deteriorando.

Limpiar la superficie de mármol:

Antes de abrillantar el mármol deberá limpiar toda la superficie. en caso de que sean manchas recientes en el mármol con una esponja humedecida en agua y jabón será suficiente.

Posteriormente, pase un paño con agua y  espere a que el suelo se seque. Una vez que se haya secado el suelo compruebe que no quede ninguna mancha ni restos de suciedad.

Para limpiar las manchas más resistentes en mármol tendrá que recurrir a una mezcla  de tierra de diatomeas con unas gotas de amoníaco, o con agua oxigenada y aplicarla sobre la mancha con un trapo limpio.

Abrillantar el mármol:

Existen muchas formas de abrillantar el mármol, sin embargo, la más convencional es con una mezcla de 3 cucharadas de bicarbonato sódico y ¼ de  agua.

Aplique la mezcla con un paño suave por toda la superficie, déjela actuar durante cinco horas y una vez pasado este tiempo, con ayuda de un trapo de algodón enjuague la superficie con agua tibia.

Otra alternativa para abrillantar el mármol es con limón. Exprima jugo de limón hasta obtener cuatro tazas, espárzalo por la superficie y frótelo con un paño.

Deje reposar el jugo de limón durante una hora y retírelo con un paño húmedo. Posteriormente, seque la superficie de mármol con un paño seco.

Proteger la superficie:

Para evitar que la superficie vuelva a perder su brillo, es necesario que la proteja con un lustrador en cera líquida o aerosol.

En Martin Clean le recomendamos que realice tareas de mantenimiento de forma periódica para así mantener su suelo limpio y brillante durante más tiempo. Utilice productos específicos para la limpieza de mármol y siga las indicaciones del fabricante.

Para no dañar la superficie, evita utilizar detergentes y productos químicos. Lo mejor es limpiar el suelo con agua y jabón neutro y secar la superficie con un paño.

Si necesita la ayuda de una empresa especializada en abrillantar suelos de mármol, contacte con nosotros. En Martin Clean sabemos cómo abrillantar el suelo de mármol de forma eficaz.

Utilizamos los productos químicos más adecuados y la mejor maquinaria profesional para devolverle el aspecto original a su suelo y prolongar su brillo.